23

Oct 2020

Historia

¡Buenos Días!

Observa la imagen, pon atención especial en cómo llegaron los primeros habitantes a América.

LA LLEGADA DE LOS SERES HUMANOS A AMÉRICA

La fecha más antigua que se ha propuesto para determinar el arribo de los primeros seres humanos a América es 40 000 años a.n.e. Tal dato está basado en evidencia indirecta, es decir, en los utensilios de piedra y las marcas que éstos habrían producido sobre los huesos de la fauna destazada. Sin embargo, los indicios que se consideran más firmes y con fechas más confiables son de alrededor del año 20 000 a.n.e. Al final, tanto las huellas de pies como los restos óseos de humanos son evidencia indiscutible de la presencia del ser humano en América, y los vestigios más antiguos datan del año 11 000 a.n.e.

El poblamiento se dio durante el Pleistoceno, el cual se caracterizó por las glaciaciones que experimentó parte del hemisferio norte del planeta. El agua congelada de los glaciares provocó que el nivel de los océanos disminuyera. En el estrecho de Bering, el relieve de los continentes asiático y americano quedó unido por un pasaje natural que permitió, a los habitantes del noreste de Asia, migrar hacia América.

Sin embargo, se conoce poco sobre el modo de vida de estos primeros pobladores. Se sabe, por ejemplo, que se organizaron en pequeños grupos y estaban en continua migración, en esta ocasión hacia el sur del continente en busca de alimentos.

Los primeros pobladores de América fueron muy observadores y experimentaron con el ambiente: fabricaron instrumentos de piedra (figura 1.12), hueso y madera, con los que cazaron y destazaron animales, de los cuales aprovecharon la carne y la piel. Aprendieron a reconocer las plantas y los frutos que podían ser comestibles; también crearon pigmentos con base en hojas, tallos y raíces, además de que realizaron muchas otras tareas.

CAZADORES Y RECOLECTORES

Durante la etapa Lítica (35 000-2500 a.n.e.), es decir, el periodo en que el hombre americano produjo instrumentos de piedra, la recolección de semillas y frutos fue muy importante para la alimentación.

En el periodo de 14 000 a 7000 años a.n.e. aumentó la elaboración de puntas de flecha y surgió la cestería. También ocurrieron nuevas migraciones de seres humanos que llegaron a América procedentes de Asia. Estos nuevos pobladores contaban con más herramientas para la cacería que sus antecesores; también fabricaron grandes puntas de lanza, cada vez más elaboradas, por lo que eran capaces de perforar la dura piel de los mamuts y los mastodontes que habitaban las praderas americanas. Con mejores puntas, la cacería se impuso ante la recolección.

Sin embargo, alrededor del año 7000 a.n.e., la megafauna se extinguió debido al cambio climático y a las acciones del ser humano. A partir de ese tiempo, los grupos humanos se dedicaron a cazar animales de menores dimensiones, continuaron con la dieta a base de frutos, hierbas y semillas, y seleccionaron las plantas más productivas que al final lograron domesticar.

PINTURAS EN LAS CUEVAS

En la etapa Lítica se produjeron las pinturas rupestres, las cuales fueron plasmadas sobre los muros y techos de cuevas, en lugares de difícil acceso. Se cree que estas pinturas tuvieron un uso ritual o mágico, y es probable que las escenas de caza de animales representadas hayan sido creadas para llamar de manera mágica al animal que se deseaba obtener.

En diversas partes del mundo se han descubierto pinturas de este tipo, como en España, Francia e Inglaterra. En nuestro país, tan sólo en el municipio de Burgos, Tamaulipas, se han encontrado cerca de 5 000 pinturas rupestres.

LA VIDA DIARIA DE UN CAZADOR – RECOLECTOR.

En la etapa de los cazadores-recolectores, la vida presentaba dificultades y retos cotidianos. Por un lado, estaba la conservación del alimento, pues cuando se cazaba un mamut, la carne debía consumirse rápido y en ese mismo lugar, pues no había manera de guardarla por muchos días y se descomponía en poco tiempo.

Por otro lado, para protegerse del frío y de la luz solar, los cazadores-recolectores fabricaron vestidos; ésta fue una de las primeras actividades que aprendieron. Muchas veces, las pieles de animales eran rasposas y ásperas, pero los seres humanos de esa época las encontraban calientes y necesarias para vivir mejor. Además, se refugiaban de manera temporal en cuevas o cavernas, ya que estos lugares les brindaban protección y abrigo.

EL SURGIMIENTO DE LA AGRICULTURA

En el continente americano, la domesticación de las semillas y las plantas fue resultado de un largo proceso de adaptación que duró varios miles de años.

Hacia el año 5000 a.n.e., los hombres y las mujeres habitantes de América intervenían en el control de los ciclos de reproducción de algunas plantas, como chile, frijol, aguacate y calabaza. Esta actividad consistía en seleccionar las mejores semillas para sembrar y después se protegía a las plantas de la maleza. Las especies de semillas y plantas que se volvieron la base de la alimentación en las culturas del continente americano Cambiaron poco a poco, por ejemplo: la espiga de teocintle se transformó en la mazorca del maíz, la cual fue incrementando su tamaño (figura 1.17), la pulpa de calabaza se hizo más abundante, mientras que el frijol y el amaranto modificaron su tamaño y forma.

Con el paso del tiempo, las semillas mejoradas no se reproducían sin la colaboración de las personas que, a su vez, dependían de los cultivos para su alimentación. De manera paulatina, la agricultura se extendió por diversas partes del actual territorio mexicano, con mayor énfasis en Mesoamérica, donde se han encontrado evidencias que datan de entre
7000 y 5000 a.n.e., cuando ya se cultivaba frijol, calabaza y chile, a los
que, siglos más tarde, se añadirían el zapote y el maíz.

La práctica de la agricultura se dio a la par de una serie de cambios en la vida de los antiguos mexicanos, aunque el más importante fue el tránsito del nomadismo al sedentarismo, es decir, el establecimiento en aldeas permanentes.

La transformación de una forma de vida a otra no siempre fue radical; en algunas regiones, los seres humanos siguieron practicando los dos modos de vida, dependiendo de la estación del año. Para conocer más sobre el tema consulta el recurso informático De nómadas a sedentarios.

EL MAÍZ

La domesticación del maíz se llevó a cabo entre los años 5000 y 2500 a.n.e., mediante la manipulación del teocintle (Zea mexicana), una especie silvestre con pocas filas de granos que años después dio origen a las mazorcas grandes de la especie que hoy conocemos como Zea mays. Hay evidencias de que este proceso ocurrió por primera vez en el valle de Tehuacán, Puebla.

Observa el siguiente video que te aportará más información sobre el tema:

Actividad 1.- Escribe en tu cuaderno las siguientes preguntas y contéstalas (Valor total de este trabajo 10 puntos):

SI TIENES EL LIBRO DE TEXTO DE HISTORIA PUEDES APOYARTE EN LAS PÁGINAS: 42 A LA 49.

a) ¿Cuál es tu teoría de cómo fue habitada América por el hombre?

b) ¿Cuáles son las posibles fechas en qué el hombre llegó a América?

c) ¿En qué etapa se dio la llegada de los seres humanos a América?

d) ¿Cuáles eran las características de esta etapa?

e) Los primeros pobladores de América fueron muy observadores y experimentaron con el ambiente ¿Para qué les ayudó ser así?

f) ¿Desde que época los hombres y mujeres habitantes de América ya intervenían en el control de los ciclos de reproducción de algunas plantas como el chile, frijol, aguacate y calabaza?

g) Explica con tus palabras después de haber leído los textos, ¿Cómo fue el cambio de nómadas a sedentarios?

h) ¿Qué es el TEOCINTLE?

i) Rellena la siguiente tabla (valor 2 puntos):

¿Qué debes enviar por WhastApp?

Las actividad 1, del inciso a) al i). tomale fotos y hazmelas llegar por favor.

Fin de la Actividad del día de hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *